Seguidores


AMIGOS/AS:


CUANDO UNA ENTRADA TENGA VIDEOS, PODÉIS APAGAR EL REPRODUCTOR DE IPOD QUE ESTÁ A LA DERECHA DEL BLOG PARA PODER ESCUCHARLOS CORRECTAMENTE.


Gemma.

viernes, 26 de marzo de 2010

BIENVENIDOS A NUESTRO RINCÓN DEL VALLE DE TURÓN

Bienvenidos a nuestro blog. Desde mi humilde voz, os diré, que aunque no soy de Asturias, he llegado a querer y admirar esta tierra como si fuera mía. No se si es la belleza de sus paisajes o su envolvente historia la que más me ha cautivado, quizás no fuera sensato que yo escribiera esto, pero es más mi deseo de hacerlo que quizás peque por imprudente. Sea cual fuere, aquí estoy, hablando del pueblo que me enamoró nada más pisarlo. Espero con ello, llegar a todos y cada uno de vosotros, acercaros la belleza de este rincón, que desde hace muy pocos años, considero mío también, y si en mi andar omito o me equivoco en algo, ahí estéis para ayudarme. Empecemos nuestro camino, amigos, recorred conmigo la historia desmigada, ahondaremos en la vida de un pueblo, sus costumbres, sus fiestas y su trabajo diario.

Situado en una ladera del valle de Turón, nos encontramos, San Pedro y Enverniego. Rozando los 80 habitantes. La vida aquí es tranquila, nuestras gentes de las que nos sentimos orgullosos, hacen que la convivencia sea en muchos casos muy familiar.
Comenzamos el viaje en la parte baja del pueblo, donde el puente abre las puertas a nuestros pueblecitos, antes de comenzar un pequeño parque cuidado con mimo por todos. A mano izquierda, nuestra preciosa Asociación de Vecinos Virgen de la Soledad se muestra altiva para nosotros, gran obra que nos llena de regocijo y orgullo. Mucho es el esfuerzo del trabajo de varios vecinos sin ánimo de lucro y que desinteresadamente han trabajado bajo las más estrictas inclemencias meteorológicas para lucir tan bello local. En otra entrada explicaré detalladamente como fue echa tan increíble reforma.
Al igual diré que, según nuestros pasos nos van llevando por la carretera que sube iremos viendo muchos más arreglos que como ya he comentado, se han efectuado por dichas personas para mejorar y embellecer nuestro acogedor rincón de Turón.
Lo primero que al dejar el puente nos encontramos es el pueblecito de Primero de San Pedro,
preciosas casitas enfiladas van escalando la carretera que sube, un toque de colores alegres visten sus fachadas, como a sus habitantes. Los contenedores que a lo largo del camino se muestran son uno de esos arreglos que ya mencioné. El pueblecito de La Vega nos recibe a mano izquierda, sobre el margen de la reguera, coqueto y menudo sobre la esplanada. A medida que retomamos la carretera general seguimos subiendo, nos encontramos con el siguiente pueblecito, Segundo de San Pedro, situado en un rellano, sus casitas adosadas miran con alegría al bello pico Pólio. Aquí nuestro camino se divide, tenemos bien, la carretera que sube a varios pueblecitos, el Prubit, Castañir, Escobal y Candanal, y la carretera que siguiendo recta nos lleva a Enverniego. Avanzamos por la carretera y llegamos a nuestra preciada fuente, alibio de la seb de muchos excursionistas y preciado bien de nuestros habitantes, su construcción data del 1925, a la vera de una boca mina tapiada. Aquí podemos sentarnos a contemplar el pueblecito escalonado de Enverniego, preciosa joya Asturiana, donde admiraremos la capilla de la Virgen de la Soledad, cuya construcción data del siglo XVII, el paso de los franceses durante la guerra fue brutal ya que fue saqueada quedando en muy malas condiciones. Ya en el año 1925, debido al deterioro producido por las minas, el santuario amenazaba ruina, algunos albañiles de Hulleras de Turón junto a varios de sus hijos, restauraron la capilla, a la cual también cambiaron la campana, que databa del año 1777. Paseando por Enverniego podremos saborear la historia de sus hórreos, alguno de los cuales datan del mismo siglo que la capilla, y nos sentaremos en el área de descanso, o mirador de Enverniego, el cual se encuentra continuando la senda hacia arriba, para deleitarnos de los bellos paisajes que tenemos sobre el valle, los cuales se abren ante nuestros ojos mostrándonos las maravillas que tenemos ante nosotros, coronando al fondo la gran mole esbelta de L`Aramu.
Desde el mirador, tenemos la bella senda verde, la cual ya visitaremos en otro momento.

A nuestra espalda un camino hormigonado sube hacia otros pueblecitos, el Canto, Cotarente, el Cuarto de San Pedro, La Braña, Ablaneo y Fresneo, lamentablemente alguno ya está abandonado, pero no por ello dejaremos de ir a visitarlos, ya que el camino hacia estos pueblos es impresionante.
Hay un testimonio muy curioso, por lo menos ami me lo pareció, que en época de Napoleón, cuando en los días de invierno la nieve alcanzaba cotas severas, la comunicación entre La Paré (un pueblecito habitado en esa época) y Escobal, situado exactamente enfrente, en la otra ladera de la vallina, se establecía a viva voz, pues el aislamiento impedía otro tipo de relación y así desde la primera casería preguntaban:
- ¿En qué día estamooooos?
- Ya ye Pascuaaaaa…. – respondían.
Se hizo el silencio por algunos instantes y el vecino dibujó en su cara el signo de la sorpresa, pero seguido gritó:
- ¡Coño! ¡Vaya con Dios la Cuaresma, que me comí cinco tocinos en ella…!
Esta era la única manera de conocer los días de Carnaval o de Pascua, para poder celebrarlo a su manera, pues las inclemencias del tiempo les mantenían incomunicados durante semanas.


video